Fiambres, Quesos y Sensacion de Fragilidad…

Y fue lo único que falto el pasado viernes 27-02-16, cuando visite, junto a mi compañera Ceci, el local de almacén 1249, estos muchachos ubicados en pleno Recoleta se destacan por la grandísima cantidad de productos que tienen, fiambres, licores y delicateses en general, y también por tener la capacidad de meter todo eso en un espacio tan chico, imaginen que tienes un espacio de 1,50x 1,50 de espacio para meter mesa (en realidad, tomamos prestado un banquito que tienen para que la gente espere afuera del local puesto verticalmente) softboxes y el trípode de la cámara, pues bien, lo logramos!

El tema es que quedo un poco complicado el transito dentro del local, pero tuvo sus recompensas ya que logre el objetivo, que era justamente lograr fotos de sus exquisitos quesos y fiambres.

El hacer fotos en un espacio tan reducido al mismo tiempo que inusual resultaba en un nuevo reto para mí, ya que no es un restaurante como habitualmente se hace, acá mejore mis capacidades de contorsión para moverme entre la escena y la cámara sin tocar nada y sin hacer caer ninguna botella que literalmente me rodeaban.

Cualquier movimiento en falso y se venian las botellas abajo!

En el caso de los fiambres como bien aprendí mientras curse la carrera fotográfica, sufren igual que yo el calor, entonces empiezan a transpirar, al tiempo que su textura puede cambiar muy drásticamente, e inclusive es normal que pierdan grasas y, y… ¿a quién se le antojaría un queso en ese estado?

La mesa improvisada y un muy observador padre del encargado. (nótese la mancha de queso en el visor de la cámara)

Es por eso que hubo de actuar con rapidez ya que por estos lados del mundo no es precisamente invierno y nuestros pobres quesitos corrían el riesgo de literalmente, sudar la gota gorda, el mundo de los quesos es realmente fascinante, cada uno tiene su textura, proceso, matiz de sabor, aroma, y es eso lo que he querido plasmar en las fotos que les muestro en la galería quesos, ¿que no sienten el olor de ese Azul, con nueces!, son como sus hermanas las nueces y el Gruyere? Esa transparencia de los agujeros que se les forman me recuerdan a su sabor y de cómo se derrite, hora de parar, el hambre ataca!

Hasta la próxima, disfruten estas fotos con un vinito, es lo único que falta!

Salud!